Del 11 de abril al 25 de agosto, el Museo Nacional Bayerisches (Múnich) expone una colección de uno de los accesorios de vestuario más importante de la actualidad: los bolsos.

Foto: © Bayerisches Nationalmuseum München.
Bolso de una mujer agricultora del siglo XIX.

Podremos ver un repertorio de unos 300 bolsos, carteras, monederos, maletas, zurrones, bandoleras, bolsos de mano, etc. fabricados con seda, terciopelo, pieles y decorados con bordados o incrustaciones de piedras y metales de plata y oro.

Foto: © Bayerisches Nationalmuseum München.
A la izquierda, un modelo de principios del siglo XIX realizado con seda, satén y cartón, en el sur de Alemania.
A la derecha, un bolso de terciopelo azul, seda y metal, del rey Luis I.

Foto: © Bayerisches Nationalmuseum München.
Adornado con la imagen de un perrito, este bolso data de 1820 y está fabricado con seda, papel maché y metal.
A la derecha, un modelo en piel y plata de Baviera datado de mediados de siglo XIX.

Un bolso para cada época

La exhibición, además de centrarse en la moda, refleja los distintos cambios sociales de cada época, desde el siglo XVI al XXI.

“No sólo se trata de la evolución de la moda, la forma o el diseño, sino que también se puede apreciar el desarrollo de la sociedad tras cada bolso”, declara la directora del museo, Renate Eikelmann. Y así lo refleja el título de la exposición: ‘El Bolso, una historia cultural europea del siglo XVI al XXI‘.

Foto: © Bayerisches Nationalmuseum München.
Bolso de cuero y madera realizado en el sur de Alemania en la segunda mitad del siglo XVI.
A la derecha, un modelo de 1604, de la misma zona, con cuero y seda.

Los bolsos y monederos se lucían como símbolo de riqueza y no sólo para llevar el dinero y los objetos personales. Por esta razón, las mujeres de la alta burguesía dejaban ver sus preciados y elaborados bolsos para marcar su estatus, según apunta Johannes Pietzch, comisario de la exposición.

Foto: © Bayerisches Nationalmuseum München.
Cesta de seda bordada, fechada entre 1780 y 1790, en el sur de Alemania.

Foto: © Bayerisches Nationalmuseum München.
Dos modelos alemanes del siglo XIX y XVIII, respectivamente.
El primero, bordado en oro y seda. El segundo, fabricado con terciopelo verde.

La familia real de Baviera, gran amante de los bolsos

Además de los estilos, los tamaños y los materiales empleados, la exposición matiza que los bolsos no han sido un accesorio exclusivo para mujeres. Por ejemplo, hay modelos empleados por el rey Luis I de Baviera (s. XIX) o el príncipe Maximiliano I (s. XVII).

Foto: © Bayerisches Nationalmuseum München.
A la izquierda, un bolso de caza verde del príncipe elector Maximiliano I, de mediados de siglo XVI, con bordados de oro y plata.
A la derecha, otro modelo de mediados del siglo XVI, con seda y metal.

Foto: © Bayerisches Nationalmuseum München.
Bolso italiano de seda bordada, fechado entre 1660 y 1680.

Porta Documentos Cuero (1759 - 1838)

Foto: © Bayerisches Nationalmuseum München.
Maletín de Maximilian Graf von Montgelas (1759-1838), fabricado en piel con cerradura de bronce. Es posterior a 1809.

En el año 1.800, los bolsos de formato pequeño empezaban a formar parte imprescindible del armario femenino. Era un adelanto del bolso de mano más popularizado posteriormente que, daría sus primeros pasos hasta convertirse en el accesorio de moda imprescindible entre las mujeres.

Foto: © Bayerisches Nationalmuseum München.
Monedero francés con bordado de seda. La cerradura es de bronce y está datado en 1750.

Foto: © Bayerisches Nationalmuseum München.
Plástico y metal. Un modelo de la década de los 50 en EEUU. Pertenece a la colección de Ingrid Loschek.

Foto: © Bayerisches Nationalmuseum München.
Bolso de Christian Lacroix. Seda, metal y cremallera. Datado en París, en 1989.

Foto: © Bayerisches Nationalmuseum München.
Cartera de mano de Massoni, en oro, oro blanco y diamantes. Es de la década de los 50.

Foto: © Bayerisches Nationalmuseum München.
Dos modelos estadounidenses de mitad del siglo XX. El primero, fabricado en charol. Y el segundo, a la derecha, en piel de serpiente.

Foto: © Bayerisches Nationalmuseum München.
Modelo italiano de plástico, con la portada de una revista, y cierre de cuero. Es de 1973 y pertenece a la colección de Ingrid Loschek.

Ya sabes, si te dejas caer por Múnich y tienes ocasión, visita esta exposición que muestra cómo era la sociedad de los últimos 500 años a través de sus bolsos.

Hasta pronto,

Helena Pont
MiBolsoMiVida.com

Fuente: ElMundo.es