El bolso Birkin es un bolso de la marca de moda francesa Hermès, especializada en accesorios de cuero de lujo. Hace unos días que me enteré de la curiosa historia que da nombre a este bolso y he decidido compartirla con vosotras.

De entre todos los productos que comercializa la casa Hermès, sin duda el modelo Birkin es su estrella. Tal es su éxito que ha llegado a convertirse en un icono del lujo supremo. Celebridades de todo el mundo como la modelo Elle Mc Pherson, la cantante Lady Gaga, las actrices Gwyneth Paltrow, Jodie Foster, Demi Moore, Sara Jessica Parker o la célebre Victoria Beckham, son algunas de las fanáticas de la moda a quienes podemos ver habitualmente lucir esta joya.

Poseer uno de estos bolsos no es sólo una cuestión de dinero (puede llegar a alcanzar cifras de 6 dígitos) sino también de buenos contactos e influencias. La lista de espera puede llegar a 2 años.

He encontrado un simpático sketch de la serie Sexo en Nueva York, en el cual podemos ver el chasco que se lleva Samantha cuando se entera de la larga lista de espera que hay para comprar un bolso Birkin.

La idea surgió de un casual encuentro en un viaje (año 1981) entre la famosa actriz-cantante británica Jane Birkin y el director de la compañía de la casa Hermes, Jean-Louis Dumas. La actriz viajaba con un bolso de mimbre y eso llamó la curiosidad de Dumas. Ella le contó que era lo único suficientemente grande que había encontrado para llevar encima todas sus cosas. Otros bolsos le resultaban complicados y poco prácticos de abrir y cerrar. Fue entonces cuando Dumas ofreció a la actriz diseñar juntos un bolso a su gusto que fuera funcional, amplio, cómodo, práctico y que cumpliera con sus expectativas. Nació el bolso Birkin Hermes.

Los bolsos Hermes Birkin están hechos completamente a mano. Se fabrican minuciosamente y con tal detalle que para elaborar uno, se tarda unas 5 semanas. Tanto el interior como el exterior son de piel (cocodrilo, avestruz o serpiente son las pieles más utilizadas) y las partes metálicas como llaves, cerrojos o hebillas pueden personalizarse con oro y adornar con diamantes. Se pueden encontrar en varios colores (desde un estridente color fosforito a un riguroso negro) y tamaños diferentes. Hoy en día es posible encontrar fácilmente una imitación bolsos Hermes Birkin, aunque evidentemente, ninguna es comparable a la calidad del original.

Como buena apasionada de los bolsos que soy, tengo en mi fondo de armario un bolso muy parecido al original. Y es que comprarme el auténtico, por el momento, no entra dentro de mis planes. Por suerte para la mayoría de los mortales, existen adaptaciones más asequibles. Si estás pensando en adquirir un bolso que sea atemporal e ir siempre a la última, comprar un bolso Birkin auténtico, será un acierto.

Espero que hayáis disfrutado con este post y seguro que cuando veáis un Bolso Birkin, imitación o no, os acordéis del casual encuentro entre Jane Birkin y el director de Hermes.

Helena Pont
MibolsoMivida.com